Escuela Agroecológica de Pirque

La Escuela Agroecológica de Pirque abrió sus puertas en el año 1991 y desde entonces más de 2.000 estudiantes han pasado por sus aulas, de ellos el 100% egresó y el 75% se tituló como Técnico Agropecuario, encontrando una salida laboral inmediatamente después de terminar sus estudios. Actualmente atiende a 430 estudiantes, entre 1° y 4° medio.

A lo largo de nuestra trayectoria, hemos ido desarrollando una metodología educativa basada en una cultura de la paz a través del respeto, el dialogo, los acuerdos y la confianza en los estudiantes. Apoyados en un conjunto de valores sólidos y en una visión de la convivencia escolar sustentable hemos ido inculcando en los jóvenes un sentido de dignidad, autodisciplina y responsabilidad con ellos mismos y con su Escuela, cuyos resultados son totalmente diferentes a las estadísticas en Chile para estudiantes en situación de vulnerabilidad social.

Nuestro enfoque de la educación es sustentable en el sentido cabal del término. Esto quiere decir que nos preocupamos del desarrollo de nuestros estudiantes en sus distintas dimensiones: física, cognitiva, afectiva, social y espiritual.

A partir de esta perspectiva valoramos la espiritualidad como conexión con todas las formas de vida, honrando la diversidad y la interdependencia. Nuestro modelo parte del reconocimiento de las desigualdades y apoyamos, por lo tanto, al que más lo necesita. No concebimos ninguna forma de discriminación social, de género, racial, económica, ni cultural. Nuestro modelo promueve la inclusión y la superación así como el desarrollo de la responsabilidad personal, social y ambiental de nuestros alumnos y de toda la comunidad educativa.

Entregamos una formación técnico profesional en agricultura orgánica, con la idea de formar a los jóvenes para ejercer una profesión que les permita salir fortalecidos, con oportunidades laborales diversas y con una clara conciencia ambiental. Velamos además para que desarrollen sus habilidades cognitivas, prácticas y valóricas que sabemos favorecerán su inserción laboral, social y cultural. Desde el año 2008 somos parte de las Escuelas de Excelencia Académica del Ministerio de Educación, un reconocimiento que otorga el Sistema Nacional de Evaluación del Desempeño a aquellos establecimientos que se destacan por los avances educativos y el profesionalismo de los docentes y asistentes de la educación.

Educamos para la autogestión y el desarrollo de competencias emprendedoras, queremos que nuestros alumnos sean capaces de generar sus propias fuentes laborales y se conviertan en transformadores sociales. Para ello integramos a nuestro currículo la educación financiera, la formación para el trabajo, las prácticas laborales y las competencias de empleabilidad.

Muchos de nuestros alumnos provienen de medios donde la violencia es la norma, por eso creemos necesario que la Escuela sea un espacio para la paz. Incorporamos la no violencia activa a la educación escolar y la autodisciplina, logrando un clima de respeto esencial para el estudio. Para esto fomentamos el diálogo horizontal entre alumnos, docentes y directivos como la forma de resolver conflictos y tomar decisiones, que conecta a las personas entre sí, descansa la participación de la comunidad escolar y su convivencia, y es la piedra angular de un sistema basado en la confianza.

Sin embargo, nuestra principal motivación es educar a jóvenes más sanos y felices, por eso además de exigirles resultados académicos y prepararlos para salir al mundo laboral, les ofrecemos herramientas para manejar y desarrollar sus dimensiones afectivas y espirituales.  Por eso, la Escuela entrega formación en religiones comparadas y en Ecología Interior, donde fomentamos el respeto hacia todos los seres y el desarrollo espiritual a través de técnicas de meditación, trabajo corporal, desarrollo personal, grupal y de autocuidado. Mediante talleres basados en el entrenamiento del Bodhisattva para la Paz dictados en nuestra Fundación, alumnos y profesores incorporan herramientas para develar su pleno potencial y así poder ayudar a otros en forma más efectiva.

Finalmente y a fin de ir dando una respuesta a las necesidades de nuestros alumnos, innovamos permanentemente en metodologías para el aprendizaje eficaz a través de la experiencia, mediante un currículo flexible e inclusivo que integra una amplia diversidad de miradas.

Los invitamos a conocer en profundidad la forma cómo desarrollamos nuestro trabajo pedagógico, aplicando en la práctica de cada día los valores y propósitos que nos mueven.